La excepción y la norma. Dos hileras de vivienda en Brescia