Colecciones museográficas. ¿Motivo o excusa para la intervención arquitectónica en patrimonio?