Odaliscas, esmaltes y lustres: las fuentes orientales de la cerámica de Europa.